ANFACHGremiosNoticias

A dos años del Gobierno de Sebastián Piñera: Nada que celebrar

11 de Marzo, 2020 a las 9:00 pm

Al cumplirse dos años de Sebastián Piñera como Presidente de Chile, vemos con estupor y preocupación su incapacidad de hacer gobierno frente a una ciudadanía que pide cambios de fondo y estructurales, en una sociedad llena de injusticias y desigualdades. Lejos de resolver la crisis política y social que vivimos, la profundiza y agudiza con sus declaraciones inoportunas y con nula respuesta a la agenda social que pide la ciudadanía.

Somos y seremos permanentes defensores de la democracia. Hemos presentado demandas y propuestas, pero no ha existido respuesta frente a la demanda social y seguimos enfrentando una persistente, sistemática y brutal violación de los derechos humanos y una evidente campaña por cuestionar la viabilidad, cada vez que pueden, del Plebiscito del 26 de abril.

La crisis social y política que vivimos no se supera pretendiendo engañar a la población con proyectos de ley que dicen responder a la demanda ciudadana, cuando en los hechos terminan protegiendo a los empresarios y sus ganancias, como ocurre con el proyecto de Pensiones, el Ingreso Mínimo Garantizado, el proyecto de Salud, el de Modernización del Estado, entre otros. Tampoco se resolverá con acuerdos de élite que reemplacen el protagonismo y opinión de los movimientos sociales. Tampoco se logrará la normalidad del país con acuerdos de paz firmado por las cúpulas mientras se aprueban leyes represivas y se violan los derechos humanos.

Al Bloque Sindical de Unidad Social –representantes de importantes organizaciones de trabajadores y trabajadoras- no nos queda más camino que seguir presionando, tanto al Gobierno como al Parlamento, para detener la falsa Agenda Social del Presidente. Y frente al horror de las persistentes violaciones a los derechos humanos, seguir haciendo la denuncia internacional.

Cumplidos dos años del Gobierno, vivimos un desgobierno, un vacío de poder. El Presidente no asume que su mandato terminó y su programa fracasó. Su único esfuerzo es aferrarse al poder y con ello, se convierte en un obstáculo para que Chile avance en lo que el pueblo en las calles exige: Una nueva Constitución y una real Agenda Social que termine con las AFP, asegure salarios dignos, fortalezca el Estado, garantice el derecho a la Salud y Educación y permita el acceso a la vivienda digna, entre otros.

Como trabajadores y trabajadoras, sabemos que nuestra única herramienta para presionar es la movilización. El propio Proceso Constituyente que algunos quisieron capturar entre cuatro paredes, fue fruto de la Huelga General del 12 de noviembre 2019. Por ello, de persistir este intento de seguir enviando proyectos de ley que pretenden convertirse en leyes de amarre al debate sobre una nueva Constitución, fortaleceremos y profundizaremos el proceso de movilización que se mantiene en todo Chile.

No seremos objeto de la campaña de violencia y satanización que promueve el Gobierno usando todo el Estado a su haber, tratando por todos los medios de burlar la voluntad ciudadana. De insistir en ese camino se encontrarán con una nueva Huelga General de los trabajadores chilenos.  Ha sido la movilización persistente en todos los rincones del país lo que nos ha permitido llegar a este punto y no hay vuelta atrás.

Ha llegado el momento de que toda la clase trabajadora demos el paso de actuar unidos y sin mezquindades para lograr las respuestas que este Gobierno no ha querido asumir y para forzar al Parlamento a no legislar las camisas de fuerza que el Gobierno pretende imponer con sus proyectos de ley que atentan contra el Proceso Constituyente.

  BLOQUE SINDICAL

Bookmark and Share

Comentarios

Comentar | Trackback

Comentar

Comentario: