GremiosNoticiasValparaíso

ANFUP Valparaíso denuncia negligencia en trato a funcionario de Gendarmería que se encuentra en cuarentena preventiva por Covid 19 en Complejo Penitenciario en Playa Ancha.

8 de Mayo, 2020 a las 5:50 pm

El afectado no cuenta con condiciones de habitabilidad para culminar aislamiento.Un segundo profesional también se vio afectado por lo que podría ser una falta de cumplimientos en protocolos de salud ante posible contagio, agregándose, que funcionarios del grupo de riesgo COVID 19 aún permanecen en sus puestos de trabajo.

 ​​VALPARAÍSO, 8 de Mayo. Con profunda preocupación ve la Asociación de Funcionarios Penitenciarios (ANFUP), asociación afiliada a la ANEF, la situación en la que actualmente se encuentra el personal de Gendarmería que podría verse afectado por la pandemia COVID 19, acusando incumplimiento de protocolos y vulneración de  Derechos.

 

Debido a ello, solicitan al Intendente Regional, Jorge Martínez, instruya sumario administrativo al Director Regional de Gendarmería, Coronel Manuel Palacios Marchant y a la Jefa Operativa Regional, ComandanteLucía Vega Andaur, por su responsabilidad en los hechos.

 

Uno de los casos más críticos, afecta a un funcionario que en el ejercicio de sus funciones, mantuvo contacto con una persona con COVID19. Tras presentar algunos síntomas, se le realiza el test de detección y es derivado a cumplir cuarentena preventiva en una de las dependencias que habrían sido habilitadas por la Dirección Regional de Gendarmería en el Complejo Valparaíso. Sin embargo, el funcionario acusa que éstas se encuentran en pésimas condiciones, no cumpliendo con lo mínimo para residir allí.

 

Según detalla Roberto Escobar, presidente provincial Valparaíso de ANFUP “como el funcionario tiene residencia en otra región, el Director Regional ordena enviarlo a una dependencia del Complejo Penitenciario de Valparaíso, siendo trasladado sin los protocolos sanitarios. Además, el lugar no cuenta con agua caliente ni calefacción, así como tampoco con implementos para preparar alimentos. La ropa de abrigo, el colchón y las frazadas de la cama que debía utilizar se encontraban en malas condiciones, insalubres, con pelos de animales y rasgadas”. Escobar agrega que si bien se han mejorado algunas condiciones ( agua caliente, utensilios de cocina, entre otros), se debe a la acción de dirigentes y compañeros de trabajo que han cooperado solidariamente en mejorar la situación del afectado mientras se extiende la cuarentena.

 

De acuerdo a lo señalad por ANFUP, el segundo caso donde también habría vulneración de Derechos y protocolos de salud, afectó a un paramédico del Complejo Penitenciario Valparaíso. El funcionario de la salud, mantuvo contacto directo con un familiar que trabaja en el Hospital Carlos Van Buren, quien fue enviado a cuarentena preventiva producto de un posible rebrote de COVID 19 en el recinto hospitalario.

 

Consciente de la posibilidad de contagio, el paramédico informa su caso al Jefe de Salud, señor Luis Nuñez, quien en conocimiento de la condición de riesgo del funcionario, ordena que éste se presente de igual forma en su lugar de trabajo.

 

Desde la ANFUP afirman que esta situación se agudiza cuando el profesional, cumpliendo con lo ordenado, se presenta en el recinto penal a cumplir sus funciones:

 

 “Se detectó que el funcionario paramédico tenía 38° de temperatura corporal,lo que fue informado al Director Regional, Jefe Operativo Regional y Encargado de salud regional, quienes temerariamente ordenan que el Paramédico ingrese al establecimiento a cumplir sus labores normales.Ante este hecho, este Directorio de ANFUP, se asesoró por expertos en el área de salud, quienes coinciden con la apreciación que la decisión y lo ordenado, vulneró gravemente las disposiciones legales y protocolos de salud sobre la pandemia COVID-19, exponiendo innecesariamente la salud de la población penal así como también de todos los funcionarios”.

 

 

Por otra parte, los dirigentes también son enfáticos al denunciar que Gendarmería dispone de un listado de funcionarioscon enfermedades crónicas debidamente certificadas, no obstante, 6 funcionarios del área de salud y 2 uniformados, aún permanecen trabajando. Desde ANFUP explican que “si bien, se les hizo firmar un documento donde aceptaban trabajar en sistema de turnos, es evidente que su voluntad o consentimiento se encuentra viciada, ante la presión implícita de las consecuencias desfavorables de negarse a aceptar seguir trabajando y poniendo en riesgo su vida”.

 

Se destaca que esta información fue entregada, con fecha 5 de mayo al Intendente Regional, solicitando su intervención para realizar un Sumario Administrativo para esclarecer los hechos,  dilucidar posibles responsabilidades y sanción según sea el caso. Así también se le comunicaron estas graves vulneraciones, al Senador Juan Ignacio Latorre, Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la cámara, para su apoyo e intervención.

 

 

 

 

Bookmark and Share

Comentarios

Comentar | Trackback

Comentar

Comentario: