Anfach

Los comienzos

Un 17 de Junio de 1910, a poco de iniciarse el invierno, las linotipias del Diario “El Mercurio” de

Valparaíso, fundían sus tipos con noticias que informaban del delicado estado de salud del presidente de la República don Pedro Montt.

Aquel mismo día, entre los antiguos salones del diario, se convocaban un grupo de caballeros con el propósito de constituir una sociedad de inspiración mutualista, que apoyara y protegiera a los empleados aduaneros que ya se hacían sentir en aquella época.

La sesión comenzó y tras algunos discursos, ese 17 de Junio de 1910 se formaba “Sociedad Protectora de Empleados de Aduanas”, nombrándose dos Presidente Honorarios: al Superintendente de la época, don Salvador Zegers y a don Enrique Escobar.

Aquellos aduaneros reunidos serían quienes conformarían la primera directiva del naciente organismo, y cuyo Directorio efectivo quedó conformado de la siguiente manera:

  • Presidente
    José Benedicto Valenzuela
  • Vicepresidente
    Esteban Manríquez
  • Secretarios
    Enrique Barahona y Osvaldo Narváez
  • Directores
    Alejandro Cavada, José Manuel Zamorano, José, Víctor Barros, Elías Valenzuela,
    Rafael Reyes; el luego llamado “Poeta Nacional”, Víctor Domingo Silva y Natalio Contreras.

Estos hombres encabezaron así un directorio inspirado por los ideales de servir a sus colegas y a la Aduana chilena, un servicio público encargado de controlar el tráfico de mercancías que ingresaban y salían del país, y cuyo origen se remontaba a la época de la Colonia española y su Casa de Contratación de Sevilla (1503).

La Sociedad Protectora de Empleados de Aduana tuvo carácter mutualista y en ese ambiente prolongó su vida durante dos décadas.

Así lo publicó en la época, El Mercurio de Valparaíso, el 18 de Junio de 1910.

Sin embargo, debieron transcurrir 23 años para que la naciente organización gremial obtuviera personalidad jurídica, el 11 de Enero de 1933. Mediante Decreto Supremo N° 82 el Presidente don Arturo Alessandri Palma le otorgaba este “bautismo legal” a la Asociación de Empleados de Aduanas, basado en el artículo 23 de la “Declaración Universal de los Derechos del Hombre”, que reconoce a toda persona el derecho a formar sindicatos y a sindicalizarse para la defensa de sus intereses.

Galería de Presidentes

Desde su fundación, debieron transcurrir 44 años para que las bases aduaneras eligieran en votación nacional a sus dirigentes. Fue recién en 1954 cuando los socios de la Asociación de Empleados de Aduanas eligieron democrática y soberanamente a su directiva nacional que quedó presidida hasta 1956 por Francisco Saavedra Muñoz.

Le sucedieron en orden cronológico:

  • Luis Sotomayor Aravena (1956-1958)
  • Mario Trucco Lee (1958-1960)
  • Ramón Quevedo Rivera (1960-1962)
  • José Sarmiento Altamira
  • Mario Maas Melo (1964 -1966)
  • Leopoldo Zuljevic Lovrin (1966-1968)
  • René Aravena Rojas (1968-1970)
  • Luis Azúa Torres (1970-1973)
  • Francisco Araya Cifuentes (Junio a Septiembre 1973)
  • Jaime García Pacheco (1973-1975)
  • Daniel Lillo Cuadra (1975-1979)
  • Juan Ramírez Yañez (1979-1990)
  • Héctor Solano Olivares (1990-1994)
  • Daniel Vergara Donoso (1994-2004)
  • Daniel Lillo Cuadra (2004-2005)
  • Eliana Santander Berríos (2006-2007)
  • Osvaldo Villablanca Cárdenas (2007-2008 y 2008-2010)
  • Jorge Thibaut Lobos (2010 – 2012)

Ver galería fotográfica de Presidentes ANFACH

Realizaciones Gremiales

Desde sus inicios, ya van 100 años de intensa historia y lucha gremial. Y entre tantos años, son muchos también los logros que debe el gremio y el Servicio a estas generaciones de dirigentes y funcionarios destacados.

Entre los principales podemos destacar:

  • 1965, adquisición de la Sede Nacional en el Edificio “CORI”, durante la gestión presidida por René Aravena Rojas.
  • Entre 1970 y 1972, construcción en la localidad de Peñablanca, de los proyectos habitacionales SUTACH 1 y 2, durante el directorio que presidió Luis Azúa Torres.
  • 1977, adquisición del Centro Vacacional “Villa Azul” de Olmué, durante el directorio encabezado entonces por Daniel Lillo Cuadra.
  • 2000, construcción del Centro Recreacional “Villa Víctor Domingo Silva” en Tongoy, realización del Directorio Nacional que presidió Daniel Vergara Donoso.
  • 2002, construcción del Centro de Eventos de la “Villa Víctor Domingo Silva” de Tongoy.
  • 2003, remodelación de la Sede Nacional de ANFACH, en el Edificio “CORI”. Sala de Conferencias y Centro de Eventos “Héctor Solano O.”
  • 2005, adquisición de una cabaña en Puerto Montt, para alojamiento de los funcionarios en comisión de servicios en el control aduanero de la localidad de Contao, Palena. Iniciativa de la Filial de ANFACH Puerto Montt.

Asimismo, ANFACH ha estado siempre a la cabeza de los avances y las negociaciones que permitan hacer de Aduanas, un mejor y más moderno servicio. Y en esta línea, gestadas fundamentalmente por el gremio, se lograron las Leyes de Modernización Nº 19.479 y Nº 19.916, de 1996 y 2002 respectivamente.

Ambas leyes introdujeron avances tanto en la normativa como en la operatoria aduanera, conciliando una fiscalización inteligente con la simplificación o agilización de las operaciones aduaneras de comercio exterior, incluidas las declaraciones por vía electrónica.

Denominaciones del Gremio Aduanero

A través de los años, la actual Asociación Nacional de Funcionarios de Aduanas de Chile, ANFACH, cuya denominación fue adoptada luego de promulgada la Ley de Organizaciones Gremiales de la Administración Pública, ha tenido una serie de nombres, entre los cuales destacamos:

  • Asociación Nacional de Empleados de Aduanas de Chile, ANEACH
  • Sindicato Único de Trabajadores de Aduanas de Chile, SUTACH
  • Asociación de Empleados de Aduanas
  • Sociedad Protectora de Empleados de Aduanas

De esta manera va transcurriendo la historia del gremio aduanero.

El año 2010, cuando Chile celebró el Bicentenario de su Independencia, la Asociación Nacional de Funcionarios de Aduanas de Chile, conmemoró el centenario de su fundación, ocurrida en un salón de “El Mercurio” decano de la prensa nacional en la porteña calle Esmeralda, que junto a su continuidad en calle Prat era conocida antes del Combate Naval de Iquique como “Calle de la Aduana”.